martes, 18 de junio de 2013

Último DIY de primavera


Teníamos guardada en un cajón una colcha de lino bordada que pedía a gritos una nueva vida. Al desmontarla descubrimos que, entre otras cosas, podría convertirse en un maravilloso cojín.

Nos pusimos manos a la obra intentado no desvirtuar la pureza del tejido y de sus bordados a mano que nos traían gratos recuerdos de seres queridos y momentos en nuestra niñez.

Le aplicamos una tira de tela de color rojo que aprovechamos de un retal  y le hicimos unos hojales de la misma tela. Por último, compramos unos botones de madera que nos parecieron adecuados para darle un toque rústico.  













Y este es el resultado final. Una parte de nuestra colcha a cobrado una nueva vida. ¿Os gusta?
¡El verano es un momento estupendo para ponernos manos a la obra!







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada