martes, 18 de octubre de 2011

Un pedacito de Ruanda en el centro de Barcelona: Mille Collines

"Africalidad" llamaron a una serie de eventos sobre moda ética organizados en Gratacós. Un nombre precioso que esconde la voluntad de dar a conocer un proyecto que también lo es: Mille Collines. Es una realidad desde hace tiempo, pero Mille Collines no se prodiga por nuestro país. Marc e Inés, sus creadores,de Barcelona, trabajan en Ruanda. 

























Eso es Mille Collines, la aventura de Marc e Inés, que nos quisieron mostrar sus resultados en Gratacós, la mejor tienda en tejidos de calidad de Barcelona, un espacio delicioso, fundado en 1940 pero que ha sabido reinventarse... y que hace maravillas con los tejidos en unos escaparates que invitan a detenerse cada vez que se pasa por delante. 
Ese día al bochorno de Barcelona se le unió el calor de familia, amigos, y curiosos invitados al evento, como si hubiera venido un soplo de aire africano. Sin formalidades empezó un desfile en el que sus creadores han puesto lo mejor de sí mismos: técnica y habilidad construyendo con alma. La fusión de una ropa exótica que es a la vez llevable; demostrando que una americana también puede tener aire africano, en un estampado, en un adorno; o que una hechura de pantalón ancho cogido a los tobillos puede ser una excelente opción cuando hay que ir elegante.


Marc nos contaba luego, rodeado de gente que quiere felicitarle, que los tejidos los compran en España, porque en los países por los que se mueven - tienen tienda en Nairobi y Kigali - el precio es lo que prima en detrimento de la calidad. Pero luego el diseño, patronaje, y confección está realizado por su equipo en Kigali.  ¿Qué nos gusta de todo esto? Que es un negocio, con sastres ruandeses. Que se podría haber quedado en un proyecto idealista y es una empresa con talleres, tiendas y solidez con puntos de venta en Europa, Estados Unidos, y por supuesto en Africa. 


El camino no ha sido, y no será se puede suponer, nada fácil, si ya es difícil iniciar un negocio, la cosa se complica en medio de una colina en un país en el que todo está por hacer, o más bien, por rehacer. En su blog, delicioso y desenfadado, cuentan todas las peripecias que han ido superando con tesón y buen humor. Os remitimos a él porque regala una buena historia...
Ruanda es ese país de Africa que hace unos años fue devastado por un genocidio, donde una etnia intentó exterminar a otra, algunos sacaron partido de la situación pensando en la explotación de materias primas, las superpotencias no reacccionaron y Naciones Unidas no actuó como debía, o no podía actuar porque no le dejaron. Nos hemos ido un poco por las ramas, - y más que nos iríamos - haciendo este burdo resumen porque esa tragedia es una cicatriz difícil de olvidar. Y no arruguéis la nariz por leer esto en un blog de moda ética: sirve para dar una idea de donde se han metido los protagonistas de nuestra historia. Levantar un país se hace de muchas formas, una de ellas es generando actividad empresarial.
Hasta hoy hemos disfrutado de un pedacito de esa Ruanda, de esas mil colinas,  en Gratacós, en forma de tienda pop-up, de ropa y también de complementos, que se pueden encontrar en algunos establecimientos de Barcelona, no así la ropa, que de forma habitual se vende en Africa.







No hay comentarios:

Publicar un comentario